Perseverancia en tu negocio

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en linkedin
LinkedIn
Compartir en whatsapp
WhatsApp

REFLEXIONES SOBRE EL ENFOQUE Y LA PERSEVERANCIA EN TU NEGOCIO

Como bien sabes, la vida del autónomo y del pequeño empresario está plagada de obstáculos. En mi experiencia profesional y de vida los he podido catalogar en 3 grandes bloques:

Desde mi punto de vista, en los proyectos que emprendemos, no existe la magia, ni la buena o mala suerte, solo la perseverancia y el enfoque, cuando no eres capaz de gestionar adecuadamente alguna de ellas, es posible que finalmente tengas que abandonar tu proyecto, frustrado, desmotivado y sin dinero.

En lo que respecta a la perseverancia te preguntarás, ¿en qué momento tengo que abandonar mi proyecto?

Difícil respuesta a esta pregunta, pues hay muchos factores e indicadores que pueden aconsejarte dejarlo, pero algunos que indiquen lo contrario. En mi opinión, un análisis frío y calculado desde fuera de la empresa, junto con la visión del emprendedor, pueden ayudar a tomar la mejor decisión.

El enfoque también es crucial, pues suele pasar, que al cabo de un tiempo de haber iniciado tu proyecto de negocio, lo que estás haciendo en este momento está muy alejado de lo que pensaste y proyectaste inicialmente, te has desenfocado.

¿Es esto bueno?, ¿es esto malo?, te preguntas preocupado. No hay una respuesta mágica que nos aclare este dilema, pues hoy en día, la sociedad en la que vivimos y la tecnología que nos acompaña nos tiene sumidos en una vorágine tal, que nos convertimos en pequeños barcos a la deriva de una tormenta perfecta. ¡Tenemos que aprender a navegar por esos mares revueltos!

Te invito a que pienses en estos tres bloques e intentes ver donde tienes margen de mejora en tu proyecto o en que parte estás fallando tú como líder. También puedes reflexionar sobre si estás gestionando adecuadamente tu perseverancia y enfoque como emprendedor.

¿Estás listo para dar el siguiente paso hacia el éxito? ¡

Es posible que la visión que tú tienes de tu propio negocio, esté contaminada por aspectos subjetivos, los cuales son difíciles de detectar en uno mismo, como personas humanas que somos.

Emprende tu camino hacia el éxito. Juntos transformaremos tu visión en una realidad imparable